Durante el año 2020, estamos atravesando por un periodo de cambios; no sólo a nivel de clima o de tenencias; si no a nivel de conciencia. En este sentido, la realidad es que la sociedad se va adaptando a un nuevo entorno y asistimos a una serie de nuevas necesidades cómo son por ejemplo una mayor demanda de energía, o la mayor generación de residuos como el plástico; la responsabilidad es compartida y ahora más que nunca es necesario la colaboración de todos para ir superando los retos del presente y futuro.

El primer concepto relacionado con la protección solar que debemos definir es el denominado factor solar, el cual representa la energía solar que consigue pasar a través de un determinado elemento de protección a una estancia o espacio, respecto a la energía solar total que incide.
El clima constituye una influencia crítica a la hora de medir el factor solar; en un clima frío, lo más interesante será conseguir un factor solar alto, ya que el interior de una vivienda se verá beneficiado por la energía obtenida, gastando menos en calefacción; mientras que, en un clima cálido, el objetivo será disponer de un factor solar bajo para ahorrar en la refrigeración del espacio en cuestión.
Este factor solar cada vez se tiene más en cuenta a la hora de proyectar una construcción en una ubicación determinada, por ejemplo, estudiando hacia donde debe estar orientado un edificio para disminuir la demanda energética al máximo posible.
Pero en multitud de ocasiones no es posible realizar una construcción teniendo en cuenta sólo el factor ahorro energético, además ante la gran cantidad de edificios ya construidos, existen otras medidas a tomar para conseguir un ahorro energético interesante mediante la protección solar.
Es evidente que nuestro sector tiene un impacto directo a la hora de climatizar y amortiguar la incidencia directa de la luz solar, gracias a la instalación de elementos como toldos, verticales, estructuras retráctiles o de lamas, los cuales, al ser elementos variables, pueden recogerse o desplegarse según la demanda del usuario final, de esta forma, se
aprovecha al máximo el aporte energético del sol en invierno y se reducen las necesidades de refrigeración en verano.

Protección solar

La acción reguladora de la protección solar se puede diferenciar entre las de incidencia directa, como pueden ser los toldos o verticales instalados en fachada para cubrir una ventana o una puerta, con lo que se evita que aire más caliente entre en el interior; y los de acción indirecta como pueden ser los toldos y estructuras instalados en un patio o terraza, con lo que se está disminuyendo térmicamente el aire contiguo a la vivienda, y por extensión, el del propio interior.
El color del elemento de protección también influye a la conseguir un mayor impacto en la eficiencia energética, los colores claros y acabos mates, favorecen el mantenimiento térmico. Mientras que los colores oscuros pueden ser interesantes para los toldos verticales aplicados a una ventana o puerta, ya que el factor solar será muy bajo, bloqueando entre un 90% a un 95% dependiendo del tejido utilizado.
Según diversos estudios, la presencia de un toldo puede reducir la temperatura desde 2º C hasta 5º C. Esto puede suponer un ahorro
de hasta un 20% en el uso del aire acondicionado respecto a una vivienda que no cuente con toldos protectores.

El aluminio

Otro de los puntos más importantes a la hora de valorar la protección solar desde la perspectiva ambiental, se trata del elemento que predomina en la estructura: El Aluminio. Se trata de uno de los materiales más abundantes de la corteza terrestre. Es un metal suave y ligero con el que, mezclado con pequeñas cantidades de otros metales, se obtiene una amplia gama de aleaciones con propiedades específicas para un sinfín de aplicaciones.
Así como la piel protege al cuerpo humano, el Aluminio protege a los edificios de los elementos, y proporcionando un alto nivel de confort en su interior.
El Aluminio posee excelentes propiedades que lo convierten en un material especialmente apropiado en construcción y en la fabricación de estructuras:
Propiedades físicas como su ligereza, fortaleza, durabilidad, maleabilidad y resistencia a la corrosión, aportan a los elementos construidos con él grandes ventajas en la fabricación e infinidad de usos del producto terminado. Productos con una larga vida útil y de gran influencia en nuestras vidas.
De esta combinación de características obtenemos productos con amplias soluciones constructivas, que posibilitan entre otros la construcción de amplios acristalamientos, grandes fachadas estructurales y elementos de protección solar.
Las posibilidades estéticas son infinitas, perfectas y permanentes en el tiempo: anodizados, tratamientos mecánicos, lacados color, lacados imitación madera… a elegir entre un sinfín de opciones.
Con un ciclo de vida sostenible de principio a fin, se puede afirmar que el Aluminio es prácticamente un 100% reciclable, su tasa de recuperación en construcción es de un 95% (según mediciones realizadas en 6 países europeos, en un estudio realizado por la Universidad Tecnológica de Delft), y su reciclado ahorra el 95% de la energía usada en su producción inicial.
En consecuencia, el ciclo de vida de un producto de aluminio se torna circular, eliminando la generación de residuos. Este concepto
se denomina “cradle-to-cradle” (de la cuna a la cuna), y es el utilizado actualmente para conseguir una economía eficiente en el uso de los recursos, que aproveche todos los materiales al final de su vida útil como materias primas.
Por último, el aluminio no es un material tóxico, por lo que nunca generará partículas que puedan acabar en la cadena trófica, al contrario que lo que sucede por ejemplo con el plástico. Así, no contamina ni suelos, ni aire ni aguas. La creciente preocupación por la contaminación de los océanos con este material, así como el riesgo para la salud que supone la ingestión de microplásticos, sin ir más lejos está convirtiendo al aluminio en el sustituto perfecto para las contaminantes botellas de plástico.

Ciclo del aluminio


Soluciones


Cabe destacar la extensa gama de productos existentes en el campo de la protección solar, un término que empieza a quedarse corto, dado que el objetivo actual es ampliar sus beneficios frente a las diferentes condiciones atmosféricas.
Los toldos de brazo articulado están concebidos para ser fijados a pared o techo, cubriendo un área contigua que permita su aprovechamiento protegiendo principalmente del sol, por ejemplo, en una zona de terraza donde exista un ventanal, una puerta, o un escaparate. Hay que destacar los cofres K-Set, los cuales ofrecen una protección extra de todos los elementos una vez cerrado el toldo.
Las pérgolas y estructuras están pensadas para las zonas exteriores que no disponen de sombra, con una gran variedad estética que se adaptan a cualquier entorno moderno o tradicional. Las innovaciones en este campo son muy interesantes, mencionar el modelo Pergo-Rain, especialmente diseñado para la protección contra la lluvia o el modelo Pergo-Glam, una pérgola bioclimática que es adecuada para proteger incluso de la nieve.
Las gamas más representativas se completan con los toldos verticales, efectivos para proteger del viento instalados en pérgolas y estructuras, o el sistema Versiplan, un sistema veranda que protege del sol en cubiertas acristaladas, climatizando estancias y elevando el confort.
Como hemos tratado de explicar, la gran variedad de soluciones en protección solar son la muestra de una industria viva, mediante la investigación y desarrollo con un eje fundamental en la sostenibilidad.

Siplan.

Artículo publicado en la revista Ecoconstrucción.

http://www.ecoconstruccion.net/revista/92/123/123

Mini-entrevista departamento medio ambiente

 

En Siplan nos tomamos muy en serio el medio ambiente, entendemos las responsabilidades derivadas de nuestra actividad y trabajamos a diario para aportar nuestro grano de arena en la gestión de los recursos y los residuos.

Queremos dar a conocer algunos aspectos de nuestro departamento de medio ambiente, por ello hemos realizado tres preguntas relevantes al responsable del mismo, José Joya:

  • ¿Qué medidas vas a implantar próximamente en relación a la protección del medio ambiente?
  • Se han cambiado todas las luminarias de la fábrica por unas de bajo consumo, con el doble objetivo de reducir el consumo eléctrico y trabajar con una tecnología más eficiente.
  • ¿Cómo se gestionan los residuos y otros aspectos ambientales en fábrica?
  • Los residuos generados en la fábrica, tanto los peligrosos como los no peligrosos, se gestionan periódicamente a través empresas externas autorizadas para su retirada y posterior tratamiento de los mismos. Sobre el resto de aspectos ambientales se realiza un seguimiento periódico con el fin de controlar y actuar sobre aquellos que resultan significativos, tras realizar los análisis pertinentes.
  • El lema del día mundial del medio ambiente en 2018 es Un planeta #SinContaminación por plásticos, ¿Qué medidas se pueden tomar respecto a la generación de plásticos?
  • Estamos optimizando nuestro proceso productivo para reducir, en la medida de lo posible, el material utilizado en el embalaje de nuestro producto sin que llegue a afectar a la recepción de este por nuestro cliente. Del mismo modo, se está hablado con nuestros proveedores más habituales intentar que tomen medidas similares a las nuestras. Además creemos que la concienciación y formación de todo el personal es fundamental para conseguir mejoras en este campo.

Siplan Team

Consejos prácticos para el cuidado del toldo

Hoy os traemos algunos consejos para tener su toldo en las mejores condiciones.
Si tienes un toldo, es muy importante que realices un cierto mantenimiento y limpieza del toldo. Te damos algunos consejos de para que esté en perfecto estado por mucho tiempo:

Limpieza

Sigue leyendo Consejos prácticos para el cuidado del toldo